Proyecto exclusivo de interiorismo, en el que se parte de una oficina diáfana con un pequeño archivo vinculado a ella, y en el que el máximo condicionante del proyecto es el presupuesto de ejecución, ya que no debía superar los 6.500€ con equipamiento incluido; sin renunciar por ello a materiales cálidos que hiciesen del espacio un lugar idónea para trabajar.

El programa mínimo que debía cumplir el proyecto arquitectónico era: una sala de reuniones, un office y un espacio de trabajo común. Para conseguir está distribución y distribuir la oficina en espacios más pequeños y acogedores, se ejecutó en el nudo de la oficina la sala de reuniones, estando ésta vinculada directamente al acceso.

Año de construcción: 2013 | Área: 160m2 | Localización: Segovia