Concurso realizado para la Fundación Konecta, en el que se convocaba a los estudios de arquitectura para la realización de un módulo habitable con piezas prefabricadas, buscando optimizar al máximo tanto el transporte como el ensamble final de la construcción.

La simplicidad de la forma propuesta, así como el fácil montaje del mismo, hace que se pueda albergar en el interior gran variedad de usos, para ello basta con modificar mínimamente el módulo estándar en función de las necesidades que se planteen.

La estructura la forman una serie de costillas circulares de paneles de madera tipo DM con tratamiento para exterior, mientras que el entrepaño lo forman tubos de polietileno reticulado, dentro de los cuales se albergan las instalaciones de electricidad, calefacción, así como otros usos posibles de cultivo y jardinería.

Año concurso: 2015 | Colaboración: Laura Fernández Fonseca, Sergio Blanco Fernández, Ruth Herrero Zazo